Sucesiones

El Derecho de Sucesiones por causa de muerte engloba todos aquellos aspectos relativos a la transmisión de bienes y derechos por el fallecido o causante en el momento de su muerte. Más concretamente, el Derecho de Sucesiones viene recogido en los artículos 316 y siguientes del Código Foral de Derecho Aragonés y las sucesiones se originan por:

  • Pacto
  • Testamento
  • Legal o por ministerio de la Ley (Ab-intestato)

En cualquiera de los casos todas ellas son compatibles entre sí, y el fallecido o causante dispone de la más amplia libertad para establecer su sucesión como hemos señalado anteriormente por pacto, por testamento individual o mancomunado, o por medio de uno o más fiduciarios, respetando la legítima y límites del principio standum est chartae, o estar a lo pactado.

Capacidad e indignidad para suceder

Tienen capacidad para suceder tanto las personas jurídicas así como las personas físicas nacidas o concebidas en el momento de la apertura de la sucesión y que sobrevivan al fallecido (a estos efectos se considerará a aquellos que nazcan antes de los trescientos días siguientes al fallecimiento del causante. Además, existe la posibilidad de disponer a favor de los hijos aún no concebidos de quien viva en el momento del fallecimiento.

Las causas de indignidad para suceder son principalmente:

  • Los padres que abandonen a sus descendientes
  • Ser condenado por atentar contra la vida del causante
  • Ser inhabilitado para la patria potestad de la persona causante
  • Ser condenado por denuncia falsa contra el causante o fiduciario
  • El heredero que fuera conocedor de la muerte violenta del causante y no lo comunique en el plazo de 30 días
  • El que obligara a otorgar o modificar testamento o cláusulas sucesorias al causante

Los impuestos en las sucesiones

Asimismo, una parte importante en las sucesiones es el aspecto económico, y a estos efectos, es necesario tener en cuenta que existen dos impuestos que gravan la transmisión de los bienes:

Para liquidar tanto el impuesto de sucesiones como la plusvalía municipal el plazo es de 6 meses desde el fallecimiento del causante, siendo posible solicitar una prórroga del mismo en el organismo competente ya que de lo contrario la Administración podrá sancionar  con recargos e Intereses por presentación fuera de plazo.

Artículos relacionados:

  • declaracion-de-herederos

declaración de herederos

Declaración de herederos abintestato
La declaración de herederos abintestato se realiza habitualmente cuando el causante o fallecido no ha dejado testamento donde indique quienes son los destinatarios de su herencia. En estos casos, es necesario en […]

  • valoracion

Valoracion

Boletín Informativo Gratuito

Suscríbete a nuestro boletín mensual y recibe las últimas novedades
Email 

Nombre 

  • tramitar-una-herencia

Tramitar una herencia

¿Cómo tramitar una herencia?
A la hora de tramitar una herencia hemos de tener en cuenta en primer lugar la residencia habitual del fallecido para poder determinar en qué Comunidad Autónoma hemos de gestionar el impuesto de sucesiones […]